Ciudadanía portuguesa

Una nueva legislación aprobada en 2013 permite a los descendientes de judíos separaditos perseguidos que fueron exiliados de Portugal en el siglo 16 para convertirse en ciudadanos portugueses sí que puedan demostrar su origen sefardí. Hay muchos factores que se consideran como los nombres, el idioma hablado en el hogar (ladino), así como los requisitos básicos como haber residido al menos seis años en Portugal.